¿Cómo reconocer el virus de Fiebre Aftosa en un animal?

Luego confirmarse que el virus de fiebre aftosa proviene  de Venezuela, es necesarios que los ganaderos reconozcan si los animales poseen este virus para que pidan ayuda y se pueda controlar está situación a nivel del país.

Los bovinos pueden presentar depresión, falta de apetito, cese de la rumiación o retardo. La forma más evidente de comprobar que tiene la enfermedad es por la boca, pues en la lengua, el paladar superior o encías suelen salir vesículas.

También pueden salir estás vesículas en hocico, pezuñas, pezones y en la superficie de la Ubre.

 

Algunos animales suelen empezar a babear demasiado,  o empiezan a hacer chasquidos fuertes y extraños. Por la molestia de no poder comer pierden peso y disminuyen la producción de leche.

Los pelos del animal permanecen erizados.

Las hembras gestantes pueden tener abortos de forma precoz.

Las lesiones se  localizan de preferencia en los rodetes coronarios y con menor frecuencia en el espacio interdigital. Rara vez se encuentran lesiones en los cuatro cascos.

Suele confundirse estos síntomas con otras infecciones, sin embargo todos deben estar alerta para que está enfermedad no se propague más en Colombia.

 

 

En cuanto a los marranos igual que los demás animales presentan depresión, fiebre elevada y dejan de comer.

Pero en este caso se presentan los síntomas más característicos en las patas, en esta zona presentan manchas rojas y vesículas en el rodete coronario, almohadilla plantar, dedos y en el espacio interdigital.

Por estas lesiones los animales dejan de caminar, sus patas se inflaman e incluso de desprenden las uñas.

En el hocico se presentan llagas abiertas, los lechones pueden morir inmediatamente de forma cardíaca.

 

Información parcial Plan Agropecuario