LA CAPITAL ESCENARIO DEL PARO CÍVICO

Colombia en los años 70 era un país que tenía trabajadores inconformados con la situación laboral que desde años atrás había venido creciendo, por eso surgen sindicatos independientes que lideraron hasta el 78% de las huelgas en esa época. En 1977 durante el gobierno de Alfonso López Michelsen se da el paro cívico Nacional exactamente el 14 de septiembre de este año.

Para realizar el paro estuvieron presentes en la coordinación del concejo sindical la Confederación sindical de  trabajadores de Colombia (CSTC), Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), Unión de Trabajadores de Colombia (UTC), y la Confederación General del Trabajo (CGT).

Este Paro fue una protesta propiciada principalmente por el sector obrero acompañados de estudiantes y partidos comunistas, una petición ciudadana que se hizo sentir por medio de marchas en la ciudad de Bogotá, hubo disturbios, carreteras bloqueadas, saqueo de tiendas, enfrentamientos con la policía y daños a las instalaciones de las empresas públicas.

Los trabajadores pedían básicamente aumento de salarios por encima del 50 por ciento, respeto de las libertades políticas y sindicales, jornada de 8 horas y salario básico para los trabajadores de transporte.

Con los factores anteriores se evidencia que el origen de esta protesta es económico, porque existía y existe aún en la actualidad una tasa alta de desempleo, pobreza y un elevado costo de vida, una desigualdad que promovía el interés por mejorar las condiciones obreras del país. Por otra parte el tema de la política también estaba presente en el origen de esta situación, pues el gobierno no quería negociar esas leyes que ayudaban a la población afectada, y esto creo a su vez la crisis y pérdida del control de la población que tenía la clase dominante, desestabilizando la política.

Por lo tanto con esta protesta se tiene que replantear el modelo político tradicional, reivindicando al obrero permitiéndole defender sus intereses, poco a poco se fueron desplazando partidos políticos y sus lugares fueron ocupados por sindicatos, generando así transformaciones en la lucha de clases sociales.

Sin embargo estas formas de exigir ante el gobierno han sido las mismas estrategias utilizadas por décadas, y no son hechos que ocurrieron en un solo punto de la historia colombiana, sino que han pasado en varias generaciones y estas circunstancias se pueden hilar con la actualidad, para dar un ejemplo cercano en tiempo el Paro Nacional Agrario del 2013, el cual se dio por el descontento por parte de los agricultores que se vieron afectados en la producción, como en la venta de sus cosechas, de nuevo el factor económico cobra fuerza.

Además la política vuelve a  aparecer con los Tratados de Libre Comercio (TLC), que en primera instancia supuestamente contribuían al país y al intercambio y conocimientos de culturas, pero que en realidad desprestigiaba el valor artesanal al  enviar a otros países los mejores productos y a bajo costo.

Con esto se puede dar cuenta que a causa de esos inconformismos se ha dado el desarrollo sindical y el diálogo para resolución de conflictos escuchando y visualizando ambos puntos de vista.

Shannen Melissa Niño

Periodista