Plasmar una idea es lo que te hace grafitero

“El rayar una pared no te hace grafitero, pero el plasmar una idea que nace de tu corazón y que te libera de una carga emocional si lo hace”.  Slom

Juan David Jaramillo soachuno cursa séptimo semestre de Diseño Gráfico en la Universidad Nacional de Colombia,  su tiempo libre lo dedica a hacer graffitis,  su tag es Slom, escogió este seudónimo porque aproximadamente hace siete años un amigo perdió su mano derecha jugando con pólvora, entonces tomo las primeras letras de su nombre y formo la palabra Slom.  Juan David realiza graffiti cada vez que puede porque para él no es un pasatiempo, sino que es parte de su vida.

¿Para usted qué es el graffiti?

R: Muchos dirían que es expresarse de una manera poco convencional, ser reconocido ante un público, llenar de color una fría y agónica ciudad que aclama vida, pero esto trasciende un poco más allá, es liberarse, dar y sentirse vivo, el graffiti el puro graffiti, refleja por medio de los trazos, colores figuras las problemáticas y los entornos de un lugar.

¿Qué significa el graffiti en su vida?

R: El graffiti ya es un estilo de vida para mí, todo lo que yo hago lo giro entorno en este, he conocido buenas y malas cosas por el graffiiti, el graffiti se mantiene conmigo, ya uno se involucra tanto en esto que su forma de pensamiento cambia por eso es  una parte esencial de mi vida.

¿Desde qué edad ejerce esta habilidad de poder hacer un graffiti y porque inicio en ese mundo?

R: Inicie en esta vuelta como a los 13 años, haciendo bocetos firmando en mis cuadernos desde pequeño, siempre me gusto dibujar y veía por los vídeos de rap como los que son los makias del graffiti en Bogotá estaban surgiendo, esos colores añadidos en una pared muerta que parecían un invierno gris por eso me gusto y además que a uno el mismo rap lo hace meter  y hacer algo por la cultura.

¿Cuál fue la primera vez que usted pinto un graffiti en la calle?

R: A los 13 años, fue nítido supe desde el principio que eso era lo mío, uno sabe desde que el primer momento que aprieta la cap, cuando lo llevan a una estación y sigue, el graffiti obviamente trae consecuencias pero si uno ama algo, lo da todo por ese sentimiento.

¿Cuál de las situaciones que ha vivido en el momento de realizar un graffiti es la que más recuerda y por qué?

R: Bueno cada pintada tiene una historia, pero lo que más recuerdo fue cuando el parche que estoy “sucios sin corona” se fue armando poco a poco y somos y estamos como una familia, pues no es una anécdota pero es lo más grato que ha hecho el graffiti por mí.

La percepción que generalmente  se tiene sobre un graffitero, es que es aquella persona que raya paredes y es visto de forma negativa, ¿usted qué piensa con respecto a esto?

R: La verdad no me afecta, ni me dejo opacar por la gente que sigue sus rutinas y no salen a explorar lo que es la calle, de por si uno siempre va a estar señalado por una sociedad elitista e hipócrita.

Entre los artistas ¿cómo es el respeto que se le tiene a un colega grafitero?

R: La trayectoria que lleva cada uno, el tiempo de elaboración de una pieza la complejidad y el tipo de  pieza, los colores, y pues el sopt o el punto, pero hay mucho toy que paila cogen los muros como si nada, ahorita parece más una guerra de estilos, todos  tapan menos los que saben como es la vuelta.

¿Qué consecuencias tiene realizar un graffiti en Soacha, y en qué se diferencia a comparación de hacerlo en otro país?

R: Bueno pues la justicia aquí en cuanto al graffiti es mas suave que en otras partes del mundo, ya que en Europa aplican condenas de 3 años  y pues la seguridad allá en los metros y las cocheras es jodida es mas en las mismas calles hay mucho agente, esto es porque allá no tiene que complicarse por un país de narcotráfico, guerrilla, milicia, y donde la tasa de moralidad por violencia es bastante densa.

¿Cómo es la acción que toma un policía al ver un artista urbano pintando en una pared?

R: Eso depende, si uno tiene un permiso, la actitud y el lugar donde uno este pintando, todos esos son factores relativos pero casi siempre es con algún tipo de sanción y para la UPJ.

Finalmente ¿Cree usted que el graffiti es una forma de hacer arte o entorpece la estética urbana?

R: Bueno principalmente entran a jugar dos elementos, uno pues es la contaminación visual, porque uno ve  muchas piezas y cosas que no valen la pena pero que cumplen con cierto objetivo y que el graffiti sea nombrado como arte y confundido por el street art o que piensan que tienen cierta cadena hay cometen cierto error,  la labor del graffiti en una ciudad es brindarle vida, en Francia y en Dinamarca el graffiti es legal y son ciudades con cierto estatus intelectual. La gente solo se dogmatiza y solo juzgan no se toman el tiempo suficiente de ver lo que pasa, simplemente yo veo como van sus vida tan efímeras.

Existen otras alternativas en donde el graffiti es tomado como arte, confundiéndolo con el Street art, aquel que trasmite un mensaje crítico frente a las diferentes situaciones que vive la  sociedad,  por ejemplo en el centro de Bogotá por medio de una galería en la calle  se realiza “Graffiti Tour”, una caminata que evidencia y explica los materiales, las formas y los colores de cada dibujo y frase plasmada en una pared, aunque básicamente es para extranjeros, también contribuye a que Colombia se vea como un país artístico y no violento.